El 22 de octubre de 1918

se inauguraba el denominado Camino de las Altas Cumbres, obra que fue posible gracias a la intervención del “Cura Gaucho”, San Gabriel Brochero, y su afán de mejorar la vida de los habitantes de Traslasierra. El “caserío” de Copina nació entonces como paraje de servicios de aquel camino.